Amor a Primera Muerte – NL | EP 2

MUERTE

Bip…

Bip…

Biiiip……..

Qué curioso es que ese suele ser el sonido que muchos, (conscientes o inconscientes) escuchan segundos antes de dejar este mundo; y siendo honestos, casi cualquier otro mundo.

Y hoy no fue diferente para Doña Josefina, quien sentada al lado de la cama de su esposo en una habitación de su casa acondicionada para tratamientos médicos, escuchó ese sonido.

A simple vista, Don Rigoberto parecía dormido en la cama, pero con cada “Bip”, un hálito de su vida se escapaba de sus manos a pesar de sus plegarias.

Y justo cuando el último pitido se convirtió en un sonido chirriante y contínuo, de entre las tinieblas del inframundo la figura de la parca se materializó en el cuarto.

– Justo a Tiempo… –

– Así que tú eres una persona que tuvo una vida plena. Veamos… – dijo Minho sacando su SimsPad, una herramienta muy importante para la parca.

– Rigoberto Pérez. Un nombre definitivamente fuera de época.

¡Wow, esto sí que es impresionante! – exclamó Minho al ver la vida de Don Rigoberto en su SimsPad.

Una vida llena de pequeños logros en toda y cada una de sus etapas, como bebé, Rigoberto era más que un simple objeto, su versión de infante hizo reír a muchos, durante la niñez, Rigoberto consiguió logros que hasta ese momento nadie se esperaba que pudieran conseguirse.

Y así también pasó en su adolescencia, juventud, adultez y vejez.

– Ahora veo por qué el mundo va a extrañarte tanto como para hacer que los cielos lloren – dijo Minho recordando la lluvia repentina de hace un momento.

Felicidades Rigoberto, fuiste un gran Sim. –

– Siendo este el caso, supongo que sí puedo enviarte a ese lugar. – y así, las palabras de Minho cobraron un todo mucho más severo, mientras que ponía a un lado su SimsPad y en sus manos un nuevo instrumento de las Parcas se manifestaba.

Adiós, Sr. Rigoberto – dijo Minho elevando por sobre su cabeza la hoja de su enorme guadaña sombría, para luego blandirla tan rapido como un parpadeo, atravesando por completo el cuerpo de Rigoberto que descansaba en la cama.

Misteriosamente, la guadaña no cortó nada, como un fantasma inmaterial que atraviesa una superficie sólida, el único rastro que dejó la hoja fue una fina línea púrpura y negra que surcaba el pecho de Rigoberto.

Sin embargo, y al cabo de un momento, de esa misma grieta inmaterial el alma del pobre hombre comenzó a deslizarse, desde dentro de su cuerpo y hacia quién sabe dónde.

Dejando así, en el lugar donde yacía el viejo Rigoberto, tan sólo un cascarón vacío, una sombra del Sim que alguna vez fue.

Listo. – dijo Minho sintiéndose satisfecho por el resultado de un trabajo bien hecho. – Ahora sólo tengo que hacer el reporte –.

Pero, mientras la parca Minho se daba la media vuelta con toda la intención de marcharse, la voz de aquella mujer en vela lo hizo detenerse en seco.

Por favor, llévame a mí también.

3 Personas Adoran este Webtoon

Comparte en tus Redes Sociales

Logo de WebtoonSims
Volver a la Página de Inicio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.