Caperucita y el detective [032]

Ver todos los Capítulos Aquí ->

Caperucita y el detective [032] pagina 1

La Duquesa repasó la receta. Se la sabía de memoria, igualmente, pero jamás la había preparado. En realidad daba igual, la poción de la verdad no solo era difícil de hacer, sino que sus resultados eran como la verdad misma: relativos. Aunque era mejor eso que nada…

Caperucita y el detective [032] pagina 2

Mezcló los ingredientes en silencio y recordó cuando había inventado aquella poción ‘especial’… Esa poción que tanto bien y tanto mal le había hecho a ella, a Benji y a otras personas…

Caperucita y el detective [032] pagina 3

Sabía que su plan no era el mejor, pero ¿qué otra opción tenía? Esa muchacha de ojos violeta no le inspiraba confianza. Tampoco podía atacarla de frente porque seguramente se defendería… y si tenía magia activa no podría hacer nada contra ella…

Caperucita y el detective [032] pagina 4

Dejó reposar la mezcla antes de añadir el resto de los ingredientes y se acercó a las pociones que tenía preparadas: la del sueño y la de la confusión. Estaba claro, primero la del sueño, la cual echaría al aire como un perfume. La muchacha se dormiría y al despertar le daría la poción de la verdad acompañada con gotas de la poción de sueño para mantenerla atontada. Finalmente, después de que hablara, le daría una dosis fuerte de la poción de la confusión y otra dosis de la del sueño. Cuando la chica despertara ya ella habría llamado al médico y estaría muy preocupada por ese súbito desmayo sufrido por la supuesta costurera…

Caperucita y el detective [032] pagina 5

Le vino a la mente su último encuentro con Benji. Estaba más imbécil que nunca… Sinceramente ella llegó a pensar que no volvería de su viaje, pero no tenía sentido… por supuesto que regresaría, sobre todo porque era el heredero al trono.

La Duquesa había estado bien sin su presencia, pero él había vuelto, la había buscado y ella había caído en sus brazos una vez más… La primera vez había sacado provecho, aunque en el camino había perdido a Amarantha.

Caperucita y el detective [032] pagina 6

Recordó el inicio de todo, aquellos años en los que todavía llevaba cejas Maxis Match. Había llegado a Windenburg con Amarantha, su amiga de toda la vida, su hermana prácticamente. A los días había conseguido trabajo en una frutería con una mujer despiadada que vivía con el moodlet de enfado activo constantemente.

Una fría tarde la odiosa mujer le encargó hacer una entrega al otro lado del bosque. Llegó a tiempo, pero se perdió al regresar. Tuvo la suerte de que un muchacho llamado Benji, un cazador que trabajaba para la Reina, la ayudó a regresar sana y salva al pueblo.

Caperucita y el detective [032] pagina 7

Desde ese día empezó a encontrarse con Benji prácticamente todas las noches. Era tan encantador y dulce con ella. Siempre le contaba sus aventuras de cacería y casi todas las noches le daba algún regalo. Al principio, Isabella, como era conocida en ese momento, se quedaba sorprendida por los regalos, pero asumía que trabajar para los Reyes tenía sus beneficios.

Caperucita y el detective [032] pagina 8

No se guardaban secretos el uno al otro, o eso creía ella. Le había contado que era una bruja… bueno, más bien una especie de media bruja. No tenía poderes activos, pero sí que era buena en pociones. Fue él quien la animó a meterse más en ese tipo de magia. Él mismo recogía ingredientes para ella y le traía libros con nuevas recetas.

Ella le contaba lo que sufría a manos de su horrible jefa, sus gritos constantes y la humillación a la que la sometía. Fue Benji quien le abrió los ojos: «No tienes por qué tolerar eso, y menos con tus habilidades».

Así fue como Isabella empezó a idear aquella poción ‘especial’. No sabía si funcionaría, pero no perdía nada al intentarlo. El ingrediente clave era la simbelladona, que no era nada fácil de encontrar. Sin embargo, una vez más, Benji había salido al rescate y se había aparecido con la famosa planta.

Caperucita y el detective [032] pagina 9

Isabella había probado la fórmula varias veces con su querida jefa. Le echaba la poción en la bebida que esta le obligaba a prepararle. Al inicio solo la mareaba, pero luego logró que hiciera tareas que ella le sugería: barrer, recoger. Sin embargo, el efecto duraba poco y a los diez minutos la mujer volvía a la normalidad y le gritaba a Isabella para que continuara el trabajo.

Caperucita y el detective [032] pagina 10

Con el tiempo y después de muchos ensayos, Isabella descubrió que si le daba la poción a la mujer y ella también bebía una mezcla similar, pero que llevara ‘algo’ de su jefa (un cabello, por ejemplo), podría controlar sus acciones durante un tiempo. Así fue como su queridísima jefa se encontró a sí misma dándole un aumento de sueldo a su empleada. Posteriormente, ya sin los efectos de la poción, la mujer se negó a pagar dicho aumento y amenazó con despedirla.

A Isabella no le importó, puesto que la mujer seguiría siendo su conejillo de indias… Pronto llegaría el día en que dominaría su voluntad por completo.

Caperucita y el detective [032] pagina 11

Un par de semanas después, la amargada mujer envió a Isabella a hacer una entrega muy especial al castillo. Por lo visto los Reyes iban a celebrar el cumpleaños de la Reina y habían encargado una cantidad absurda de manzanas.

«Para que veas que te doy un voto de confianza», chilló la mujer. «No metas la pata y ten cuidado con la cocinera, una tal Davina, es una asquerosa. Te quejas de mí, pero esa vieja es una desgraciada…»

«Yo jamás me he quejado de usted»

En realidad, Isabella sabía que su adorada jefa tenía problemas de espalda y cada vez hacía menos entregas porque no podía llevar la carreta.

Caperucita y el detective [032] pagina 12

Hizo la entrega rápido, pues su idea era sorprender a Benji. Nunca había estado en el castillo y estaba fascinada con lo poco que había visto. La tal Davina no parecía tan mala, pero sí un poco seca. Se atrevió a preguntarle si sabía dónde podría encontrar a Benji, el cazador.

«¿A quién?», dijo la mujer

«Benji, es uno de los cazadores de los Reyes»

«Yo qué sé, muchacha. ¿Sabes cuántos pasteles de manzana tengo que preparar? ¿Sabes el caos que hay en el castillo?»

Caperucita y el detective [032] pagina 13

La Duquesa embotelló la poción y se rio de sí misma al recordar cómo se había puesto a deambular por el castillo, no tanto en busca de Benji, sino por la belleza del sitio. Era la primera vez que veía un lugar tan grande y tan elegante. Soñaba con vivir en un sitio así y no en la asquerosa pensión en la que vivía con Amarantha.

Caperucita y el detective [032] pagina 14

Guardó la poción de la verdad y se sirvió una copa de néctar. ¿Cómo reaccionaria su yo de hace años si le dijera que hoy tenía absolutamente todo lo que deseaba?

Caperucita y el detective [032] pagina 15

Se vio a sí misma por el castillo, tan contenta. Nadie le preguntó nada, ya que había tanta gente que de seguro pensaron que era una sirvienta más. Aún quería encontrar a Benji, pero la idea había pasado a segundo plano, sobre todo cuando vio a una mujer vestida de rojo.

Caperucita y el detective [032] pagina 16

Supo al instante que era la Reina, tan perfecta, tan elegante… Pero lo que le sorprendió fue el chico con el que hablaba. ¡Era Benji! ¿Pero qué ropa era esa tan elegante? ¿Y ese pelo? ¿Por qué hablaba con la mismísima Reina? ¿Le interesaba la cacería a la mujer?

Caperucita y el detective [032] pagina 17

Le pareció curioso hasta que dos hombres se unieron a la conversación de Benji con la Reina. Se quedó petrificada ante lo que veía… No entendía… No podía ser…

Caperucita y el detective [032] pagina 18

¿Dos Benjis? ¡¿Qué?! No, no tenía sentido… El otro hombre, el de verde, era él… era Benji… su Benji… Esa ropa elegante esa cercanía con la Reina. ¿Y el hombre de azul? Tenía que ser Rey seguro… Pero ¿quién era ese otro chico, el que era igual a Benji?

Caperucita y el detective [032] pagina 19

Se quedó petrificada. Ahora todo encajaba… los regalos caros, los encuentros siempre en el bosque o en el pueblo, pero al caer la noche. Sabía que los Príncipes eran gemelos, pero no los había visto jamás… ¿Benji, un Príncipe?

Caperucita y el detective [032] pagina 20

Minutos después el hombre vestido de verde, su Benji, se alejó del grupo y se dirigió hacia otra habitación.

Isabella lo siguió. Esto no se iba a quedar así.

Caperucita y el detective [032] pagina 21

La Duquesa tuvo que sentarse. Iba ya por la cuarta copa y en vez de estar más tranquila estaba cada vez más triste. ¿Por qué estaba recordando todo esto? ¿Qué sentido tenía?

Pensó en todo lo que pudo hacer diferente. Por ejemplo, enfrentarse a él ese día…

Caperucita y el detective [032] pagina 22

Benji se dirigió hacia otra torre y ella lo había seguido a cierta distancia. Esperó un par de minutos y llamó a la puerta.

«Adelante»

«Alteza», dijo ella al entrar sin preocuparse en cambiar la voz. Él estaba sentado de espaldas a la puerta. «La Reina envía una copa de néctar»

Él no se molestó en girarse hacia ella. ¿No le había reconocido la voz? ¿En serio?

Caperucita y el detective [032] pagina 23

«¿La Reina… qué? En fin, déjala en la mesa»

«¿Su Majestad requiere algo?», preguntó mientras trataba de controlar la furia

«Puedes irte»

«¿Y Benji? ¿Benji necesita algo?»

Caperucita y el detective [032] pagina 24

El hombre se levantó en menos de un segundo y finalmente la miró a la cara. Si estaba sorprendido no lo parecía. Isabella solo veía rabia en su rostro.

«¿Qué haces aquí?», chilló. Adiós al dulce y amable Benji

Caperucita y el detective [032] pagina 25

«¡Qué manera tan grosera de saludarme! ¿No crees? ¿O es que su alteza real no tiene modales?», respondió ella

«Ahora no puedo hablar. Vete. Te veo en el bosque mañana en la noche»

«¡No pienso ir a ninguna parte! ¿Cómo es posible…? ¿Cómo pudiste mentirme así?»

Caperucita y el detective [032] pagina 26

«Isabella, por favor, ahora no…»

«AHORA SÍ. ¿CÓMO ES ESTO POSIBLE, BENJI? ¡JA! SI ESE NI SIQUIERA ES TU NOMBRE. SOY UNA IMBÉCIL»

«¡Deja de gritar!»

«VOY A GRITAR LO QUE HAGA FALTA HASTA QUE ME DES UNA EXPLICACIÓN»

Caperucita y el detective [032] pagina 27

El Príncipe se acercó a ella con una cara de odio que le dio bastante miedo. La miró de arriba a abajo y dijo muy calmado:

«Sigue gritando y quien va a tener que dar explicaciones serás tú cuando llame a mis guardias. En este momento tienes todas las de perder, pero tendrás mucho que ganar si te callas y te largas. Te veo mañana en el bosque»

Caperucita y el detective [032] pagina 28

La Duquesa empezó a reírse sola de su propia estupidez, pero un ruido la interrumpió. Miró alrededor, pero no vio absolutamente nada. Seguramente sería una rata… la gata esa inútil que tenía su marido bien podría encargarse de esos animales, pero no…

Caperucita y el detective [032] pagina 29

Se sirvió otra copa de néctar. Por supuesto que al día siguiente había esperado a ‘Benji’ en el bosque. Estaba furiosa, pero temía que él la mandara a freír llamacornios. Si lo hacía, ya podría decirle adiós a todos los regalos. Recordó lo estúpida que se había sentido en ese momento… ¿Cómo pudo enfrentarse a él de esa manera? ¡Era un Príncipe!

Caperucita y el detective [032] pagina 30

Para su sorpresa, él había llegado pidiendo perdón. Le dijo que su nombre era William Frederick Benjamín Wenceslao… Un nombre ridículo, como todo en su familia. De pequeño su hermano lo apodaba Benji y por eso le había dado ese nombre.

Caperucita y el detective [032] pagina 31

La abrazó y lloró en sus brazos durante un rato. Le dijo que no quería perderla, que no había sabido cómo contarle la verdad y que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para que lo perdonara.

Isabella se quedó con la última frase.

Caperucita y el detective [032] pagina 32

El Príncipe le contó toda la presión a la que estaba sometido desde niño por ser el heredero al trono. Su vida estaba planificada desde el momento de su nacimiento. Solo era libre cuando pasaba tiempo con ella.

Caperucita y el detective [032] pagina 33

Le había prometido que no volvería a mentirle. Ella, por supuesto, fingió que le creía y se lo llevó al arbusto más cercano.

Caperucita y el detective [032] pagina 34

Siguieron como si nada hubiese pasado, pero en uno de sus encuentros Isabella le hizo recordar que él le había dicho muy claramente que haría cualquier cosa por su perdón. Y fue así como aquel día nublado la futura Duquesa de Chickenlorn le pidió al Príncipe que la ayudara a comprar una casa. Estaba cansada de vivir en una pensión y sabía que su hermana también, aunque no se quejaba.

Él accedió. Nada muy elegante, le dijo… «O mis padres sospecharán». Ella sonrió.

Caperucita y el detective [032] pagina 35

A los pocos días se reunió con Amarantha. Vivían juntas en la pensión pero casi no coincidían por sus horarios. Amarantha trabajaba de asistente de un brujo y también era su aprendiz. Ella sí tenía poderes activos y era toda la bruja que Isabella nunca sería…

Caperucita y el detective [032] pagina 36

Le contó a su hermana que tenía en la mira una casa muy bonita que tenía una torre. Era ideal para las dos y bastante espaciosa para los libros de ambas y para practicar magia.

«¿Y cuál es el pero?», había preguntado Amarantha divertida. «¿Está llena de fantasmas? ¿Se le cayó el techo?»

Ambas sabían que no podían pagar nada más que no fuera la pensión, pero Isabella tenía muy claro lo que iba contarle sobre el origen del dinero.

Caperucita y el detective [032] pagina 37

Le contó que su queridísima jefa se había ofrecido a hacerles un préstamo. La realidad es que Isabella nunca le contó a su hermana los maltratos que vivía a manos de su jefa. Sabía que Amarantha trabajaba con un brujo que no solo la trataba de maravilla, sino que le enseñaba todo lo que sabía de magia.

Como ella no quería ser menos, siempre le dijo que su jefa era una santa. Amarantha se sorprendió mucho con lo del préstamo e insistió en ir a agradecer a la mujer, pero Isabella le dijo que su jefa no quería agradecimientos.

«Ya sabes cómo es. Es un amor de persona, pero es muy seca. Dice que descontará unos cuantos simoleones de mi salario para ir pagando el préstamo»

Acordaron que Amarantha también pagaría parte del supuesto préstamo cada mes.

Isabella sonrió. Guardaría ese dinero para alguna emergencia.

Caperucita y el detective [032] pagina 38

Y así fue como un mes más tarde, Isabella y Amarantha se mudaron a su nueva casa en Windenburg. Una casa patrocinada nada más y nada menos que por el mismísimo Príncipe heredero… aunque eso Amarantha no lo sabría nunca.

Caperucita y el detective [032] pagina 39

Isabella estaba contenta. Por una vez era ella quien había logrado algo por las dos y no Amarantha.

Ahora solo había que esperar y ver qué tan lejos podía llegar con el príncipe William Frederick Benjamín Wenceslao de Windenburg.

Caperucita y el detective [032] pagina 40

Las lágrimas cayeron por el rostro de la Duquesa. Sí que había llegado lejos con él… A distancias que jamás hubiese imaginado…

1 persona apoya este webtoon

Comparte en tus Redes Sociales

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Logo de WebtoonSims
Volver a la Página de Inicio

4 comentarios

  1. Cuántas ganas tenía de leer Caperucita y el detective ❤️ , la historia de Isabella me ha dejado muy sorprendida , la verdad es que no me esperaba que fuera así … Primero me da miedo lo que haga con Scarlett preparando esa poción de sueño y confusión. Luego la horrible vida que lleva Isabella en el trabajo con su malvada jefa . Luchando día a día por ser una gran bruja con grandes poderes en el futuro. Su gran historia de amor con el príncipe Williams que al principio la miente porque el no querría que supiera que es un príncipe .El príncipe finge la vida que tiene porqué quiere otra vida como ir al bosque a cazar , la naturaleza le llama , estar con Isabella ,se sentía presionado a ser el heredero al trono … Eso me da que pensar .
    La amistad de Isabella con Amarantha que guarda secretos … Creo que Isabella y Amarantha paso algo ya que Isabella no le contó nada del príncipe , del regalo que le hizo esa casa um , su historia con el príncipe, Isabella no le contó parte de lo que tenía con el príncipe a Amarantha y cuando salen los secretos a la luz surgen problemas…
    El príncipe la quiere pero no me convence su manera de amarla es como que te quiero pero no acepta la realidad con ella( yo no sé si es porque lo obligaron a ser el heredero al trono, le viene muy grande y por eso no acepta lo que tiene con Isabella) . También quiero saber cómo Isabella llegó a casarse con el duque otro misterio más aparte de lo que pasó con Amarantha . Tengo muchas ganas de seguir leyendo la historia de Isabella cómo llego a todo lo que pasó con Amarantha y Harold …un gran trabajo , una gran historia ❤️

    1. Muchas gracias por leerlo, bella. Yo también temo por nuestra querida Scarlett… ya veremos qué pasa con ella.
      Tienes razón en cuanto al príncipe, él quisiera ser más libre, pero la realidad es que le han prometido el trono toda su vida y es lo que más anhela. Él piensa que cuando sea rey tendrá toda la libertad que no ha tenido hasta ahora… Pero ya veremos qué pasa.
      Isabella no le contó nada a Amarantha sobre el príncipe porque es algo muy privado para ella y en cierta forma no es de contar sus cosas, incluso a las personas en las que más confía.
      El príncipe, como bien dices, la quiere… pero le cuesta admitirlo, porque el amor es una debilidad para él. Le da rabia sentir que alguien puede tener control sobre él, porque ese es otro error que comete… cree que el amor es control
      Creo que en el próximo capítulo se responderán algunas de tus preguntas 🙂
      Gracias por comentar, bella

  2. Isabella no es buena pieza pero desde luegi William es un terror! Que mal me cae!! Espero que alguien le haga un extreme violence con muerte asegurada 😏

    1. jajajaja Es lo mínimo que se merece el señor, la verdad… y aún nos quedan cositas por ver de él. De todas formas quería mostrar también un lado de ellos un poquito más humano, a ver como me sale en el siguiente capítulo
      ¡Muchas gracias por tu apoyo, bella!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira Nuestros

Otros Webtoons