La Muñeca – One Shot

Ver todos los Capítulos Aquí ->

La muñeca 01

Esto ocurre dos años antes de que Roberto tuviera que asumir el mando del reino. En una calle del centro de Kirino, una familia regresaba a casa en la noche luego de dar un paseo dominical. Ya era tarde y el hambre se comenzaba a sentir por todos los miembros de la familia que solo querían llegar a casa a comer y dormir. De repente, algo llamó la atención de la niña del grupo

La muñeca 02

Era una muñeca, una simple que suele venir en las sorpresas de las piñatas en las fiestas, de las más baratas que podías encontrar en realidad. La pequeña se agachó a recogerla, sintió pena de pensar en la niña que habría perdido su muñeca en la calle y no quiso que el juguete se quede tirado por ahí

La muñeca 03

Al notar que su hija se había quedado, la madre regresó a buscarla

-Emma: ¿Marianella? – La niña levantó la mirada a ver a su madre, no se había percatado que se había quedado atrás – ¿Qué pasó? Sabes que no debes quedarte atrás
-Marianella: Mira mamá, me encontré una muñeca tirada en el piso

La muñeca 04

-Emma: ¿Y porqué lo levantas?
-Marianella: No está sucio, parece que se le cayó a alguien
-Emma: Pero no debes recoger cosas de la calle, ¿Cómo puedes estar segura de que se cayó y no de que lo tiraron?
-Marianella: ¿Qué diferencia hay? Es solo una muñeca, no pasa nada
-Emma: Pues no me parece que lo lleves a la casa

A pesar de los comentarios de su madre, la pequeña Marianella decidió que ignoraría cualquier cosa que pudiera decirle y llevarse a casa la muñeca a como dé lugar

La muñeca 05

Durante la cena, el hermano de Marianella le preguntó sobre la muñeca y luego de que ella le respondiera cómo fue que se la encontró su madre volvió a hacer comentarios sobre ello

-Emma: En serio, no sé porque tuviste que traer esa cosa a la casa
-Felix: ¿Mamá te dan miedo las muñecas?
-Emma: Claro que no, es que no es bueno estar recogiendo cosas que encuentras tiradas en la calle. No hay forma de saber si está embrujado
-Marianella: ¿Crees en esas cosas?
-Felix: Hasta nosotros sabemos que esas cosas son mentira
-Emma: Bueno, si no quieren creerlo es cosa suya, pero si luego comienzan a pasar cosas raras por culpa de esa muñeca no me vengan a decir nada

La muñeca 06

Ya en la habitación, la niña iba a guardar la muñeca en su cajón de juguetes, pero las palabras de su madre regresaron a su mente

La muñeca 07

Su hermano entró luego de haberse lavado los dientes en el baño y le preguntó a su hermana qué ocurría

-Marianella: Ah, es que… ¿Crees que mamá tenga razón sobre la muñeca?
-Felix: No me digas que ya te metió la idea a la cabeza
-Marianella: No… Pero si me está comenzando a dar un poco de miedo dormir con ella aquí
-Felix: No debiste hacerle caso, ¿Te crees que alguien va a estar embrujando muñecas y tirándolas en las calles para asustar niños?
-Marianella: Pues…
-Felix: Como sea yo me voy a dormir – mientras comenzaba a subir por las escaleras del camarote agregó: – ¿Y porqué no dejas la muñeca en el cuarto debajo de la escalera?

La muñeca 08

Luego de pensarlo un poco, Marianella decidió salir de su habitación y bajar las escaleras. Frente al arco del cuartito donde guardaban varias cosas miró la muñeca una vez más y luego buscó donde podría dejarlo entre tantas cosas que habían

La muñeca 09

Lo metió entre varias cosas, de la nada le vino la idea de que si la muñeca estaba embrujada quizás se podría mover al estilo del muñeco diab0l1c0 de las películas. Esperaba que la hubiera dejado lo suficientemente metida como para que no pudiera salir de ahí. Tratando de dejar de pensar en eso, se fue de regreso a su habitación

La muñeca 10

Pasó el tiempo, los niños estaban durmiendo tranquilamente

La muñeca 11

Cuando unos ligeros ruidos se comenzaron a sentir en la puerta

La muñeca 12

Marianella se levantó al escucharlos, creyó que había sido parte de su sueño pero le pareció escucharlo nuevamente, un ruido muy ligero como si estuvieran raspando la puerta. Se acercó para asegurarse si el ruido realmente venía de ahí o si provenía de algún otro lado, aguantando la respiración comenzó a sentir un pequeño escalofrío y luego escuchó claramente como la puerta sonaba un par de veces. La muñeca vino a su mente casi de inmediato

La muñeca 13

-Marianella: ¡Hermano! – Corrió y se trepó por las escaleras llamando casi al susurro a Felix – ¡Oye, despierta!
-Felix: Mmmm – Se quejó – ¿Qué quieres?
-Marianella: ¿No escuchas ese ruido?
-Felix: Solo escucho tu voz… – Nuevamente se escuchó el raspado en la puerta
-Marianella: ¡Ahí! ¿Escuchaste?

La muñeca 14

Felix llegó a escuchar el ruido, su hermana estaba alterada y comenzó a decir que creía que era la muñeca. El niño se fastidió, quería seguir durmiendo y pensó que si podía convencer a su hermana que ese ruido no podía ser la muñeca podría volver a dormir. Ambos se bajaron de la litera

La muñeca 15

-Marianella: Estaba durmiendo y escuche el ruido, es como si rasparan pero con algo pequeño
-Felix: ¿Algo pequeño?
-Marianella: Si, no sé como explicarlo, pero así se siente
-Felix: Puede ser cualquier cosa
-Marianella: ¡No! ¡Estoy segura de que es la muñeca! Seguro está molesta porque la escondí bajo la escalera
-Felix: Aish, ya estás alucinando

La muñeca 16

-Marianella: ¡No abras la puerta! – Pidió gritando en voz baja – No puede abrir la puerta, no hagas que entre
-Felix: Claro, no puede abrir la puerta porque no llega hasta la manija jaja – Se burló de su hermana

La muñeca 17

Estando el niño agachado para ver si el ruido se repetía, comenzó a escucharlo claramente.

-Felix: De verdad parece que hay algo raspando como queriendo entrar
-Marianella: Te lo dije, es la muñeca, esta embrujada y se mueve

La muñeca 18

-Felix: No creo, puede ser quizá una rata
-Marianella: Ajj, ¿Una rata? ¿Porqué una rata querría entrar aquí?
-Felix: No lo sé
-Marianella: ¿Pero las ratas no son capaces de pasar por debajo de las puertas? ¿Por qué rasparía…?

La muñeca 19

Los sonidos se comenzaron a intensificar asustando a los niños. Marianella corrió a su cama mientras Felix cayó hacia atrás

-Felix: ¿Qué diablos es eso? – Sea lo que sea que estaba provocando esos ruidos, parecía que comenzaba a desesperarse por abrir la puerta

La muñeca 20

Ambos niños saltaron a la cama alejándose de la puerta

-Marianella: ¿Qué está pasando?
-Felix: No tengo idea, deberíamos llamar a…
-Marianella: ¡No! – Interrumpió – Se va a enfadar más
-Felix: Y entonces ¿Qué hacemos?
-Marianella: No sé, esperar a que se canse y se vaya

La muñeca 21

Los segundos parecían eternos mientras los ruidos en la puerta seguían. La idea de que la muñeca estaba viva y buscaba hacerles daño los aterraba a ambos. ¿Y si lograba abrir la puerta? ¿Qué pasaría si ellos abrieran la puerta? Eran más grandes que esa cosa, podrían patearlo… Claro que todo dependía de que realmente sea la muñeca…

La muñeca 22

A pesar de que el dúplex donde vivían no era tan grande, les comenzaba a parecer que el pasillo que separaba su habitación con la de sus padres era inmenso. Se escondieron bajo las frazadas, esas que mágicamente creaban una barrera protectora contra cualquier mal que asechaba en la noche

La muñeca 23

La mañana del lunes llegó, los niños no sabían en que momento pudieron conciliar el sueño ni cuanto tiempo durmieron o en qué momento lo que había en la puerta se fue, pero habían superado la noche y era tiempo de prepararse para la escuela luego de escuchar el llamado de su madre

La muñeca 24

Los niños le contaron a su madre lo ocurrido en la noche y ella frunció el ceño. Mientras preparaba el almuerzo iba renegando, repitiendo mil y una vez que ella le había dicho que no debía haber llevado esa muñeca a casa

La muñeca 25

-Emma: Puede que no crean en la brujería pero eso no implica que no haya gente que la practique, incluso las personas con energías negativas se lo transmiten a sus pertenencias y luego esas cosas causan daño a quien las encuentre. Espero que sea la última vez que se te ocurre hacer una tontería como esta. ¿Dónde está esa muñeca? Cuando salga al trabajo me encargaré de lanzarla en cualquier lado de la calle…

Felix miraba a su hermana, se le notaba arrepentida de lo que había hecho la noche anterior y las palabras de su madre la hacían sentir peor

La muñeca 26

Pasaron un par de días y Felix había olvidado lo ocurrido con la muñeca, pero su hermana no

-Marianella: ¡La encontré! – Dijo mientras sacaba el mismo modelo de la muñeca que su madre tiró días atrás. Ella recordaba que hacía mucho tiempo atrás, le tocó esa muñeca en una fiesta y lo había dejado olvidado al fondo de su caja de juguetes luego de que se rompiera la cabeza y no lograra volver a ponerlo

-Felix: ¿Qué encontraste? – Su hermana le mostró su hallazgo – ¿Porqué…?

La muñeca 27

-Marianella: Estos días he tenido la duda de que si realmente haya sido esa muñeca la que causaba los ruidos. He raspado la puerta con mis uñas y con otros juguetes pero no suena igual, ahora que encontré esta que es del mismo modelo voy a poder quitarme la duda

Acercándose a la puerta, levantó uno de los brazos de la muñeca y lo frotó contra la madera, provocando el mismo sonido que los atormentó aquella noche. La impresión fue tan fuerte que Marianella la soltó y dio un salto hacia atrás al mismo tiempo que su hermano retrocedía

La muñeca 28

No había duda, esa noche, quien provocó esos ruidos queriendo entrar desesperadamente a la habitación, había sido la muñeca…

FIN

NOTA: Gracias a todos por leer 🙂 les dejo de comentario que esta historia está basada en algo que viví cuando tenía algo de 7 – 8 años. Así que les pido que si encuentran algo así en la calle, no lo recojan 😅 Cuídense mucho! No olviden dejar su ♥ si les gusto y/o un comentario para saber sus opiniones

3 Personas Adoran este Webtoon

Comparte en tus Redes Sociales

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Logo de WebtoonSims
Volver a la Página de Inicio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira Nuestros

Otros Webtoons